5 productos y marcas con nombres divertidos

¿Se compraría un coche que se llama Laputa? ¿O Pajero? ¿Y le interesa un vino que responde al fino nombre de Follador? ¿Y qué me dice de hacerse un seguro en la firma Carabobo? ¿O de emborracharse con los aguardientes Hijoputa? Aunque parezca increíble, todavía existen infinidad de productos y empresas cuyos nombres causan risa. Unos se llaman así por tradición, otros por equivocación y algunos?.. La verdad algunos no tienen explicación.

Mazda Laputa, diseñado para resistir impactos frontalesVamos a remontarnos a 1999 a la celebración del Salón del Automóvil de Tokio y a la presentación que Mazda realizó de un pequeño utilitario. Pocos se acuerdan del coche en sí mismo. En cambio, seguro que nadie de los asistentes, sobre todo si eran hispanoparlantes, se olvidó que fue bautizado con el nombre de Laputa. No satisfechos con las carcajadas generadas, los nipones añadieron más candela a la historia acompañando al nombrecito con eslóganes como ?posee un cuerpo diseñado para resistir impactos frontales, ?se ha mejorado la seguridad y ampliado su interior? o, el más destacado, ?Laputa: su mejor compañía en viajes largos?. Como era de esperar, nadie en su sano juicio en España y Latinoamérica se compró semejante engendro. Y si alguno lo hizo seguro que todavía se sigue arrepintiendo.



Mitsubishi Pajero, sobran las palabas, si hay un sector famoso por meter la pata con asiduidad en cuanto al branding se refiere es el del motor. Ejemplos como el Opel Manta, el Nissan Moco, el Ford Pinto (significa pene en portugués), el AMC Gremlin o el Volkswagen Jetta son fiel reflejo de que las gentes de este mundo no le da demasiadas vueltas a la cabeza a la hora de poner nombres. Un claro ejemplo fue el del Mitsubishi Pajero, que dio popularidad al modelo, aunque solo fuera porque todo el mundo se reía de semejante nombrecito. Por fortuna, los responsables de la marca no tardaron demasiado tiempo en darse cuenta de su error y rebautizaron al modelo con el nombre de Montero. A partir de ese momento, el todoterreno se convirtió en superventas en los mercados de habla hispana. 



Vinos Follador, italiano y sin complejosCuenta la leyenda que en 1769 apareció un tal Giovanni Follador que creó una empresa y tuvo la genial idea de bautizarla con su pomposo apellido. Lo más curioso de todo es que han pasado unas cuantas generaciones a lo largo de este tiempo y a ninguna se le ha ocurrido cambiar la marca. Quizá sea porque los transalpinos son más chulos que nadie. Pero desde luego con semejante carta de presentación es complicado engatusar los paladares más exquisitos. Una cosa es presumir un poco y otro es pasarse tres pueblos, como es el caso. A pesar de todo, la bodega sigue operativa y sus caldos se venden en más de 30 países. 


Seguros Carabobo, pólizas que no olvidarás. Solo están en Venezuela pero estamos hablando de una de las aseguradoras más importantes de país con presencia en todas las ramas del sector. Además presumen de ser la más rentable. Todo un logro si tenemos en cuenta que los clientes que entran en cualquiera de sus oficinas se enfrentan a semejante marca. Imaginamos que el nombrecito no tendrá nada que ver con la cara que se le pone a uno cuando le dicen el precio de la prima. Pero por si acaso mejor que siga haciendo negocios en su mercado local. Si sale al extranjero tendrá bastantes problemas y puede, y solo puede, que tenga que llamarse de otra manera. 


 volkswagen jetta, En países como chile, existe una expresión que si bien no se escribe igual se pronuncia de la misma manera, ser Yeta, es sinónimo de atraer la mala suerte, para si mismo y para los que lo rodean. Por ejemplo, si tienes un amigo con el que cada vez que sales todos los planes que tenían fracasan, se podría decir que tu amigo es Yeta.

Entonces el nombre de este vehículo no es el más apropiado, uno no quiere un auto que atraiga la mala suerte. 


¿Conoces más marcas divertidas? te invito a dejar un comentario.

.Para contacto y negocios: chilentotv@gmail.com - Twitter: @ChilenitoTV - Facebook: Chilenito TV. Con tecnología de Blogger.