El primer picnic en topples de Chile ha sido en Valparaíso


Tal vez la naturaleza porteña tan atípica fue el escenario más indicado para ir un poco más allá de lo que tradicionalmente sería aceptable. Entre árboles, sol y cerros empinados, playa Luna escogió el acogedor entorno del parque para celebrar el primer “Topless Libre” de Valparaíso, actividad que congregó tanto a mujeres como a hombres, en una manifestación que evocó al pacifismo hippie de antaño.

Torsos desnudos, abuelitos mirones, niños corriendo y fotógrafos que desde las alturas de los edificios trataban de pasar piola, todos fueron protagonistas de esta jornada que comenzó a las 12:00 del día, e invitó a familias completas a disfrutar de una reunión donde la tan alabada sororidad encontraba el espacio más indicado para ser puesta a prueba. De esta manera, este picnic en topless invitaba a los asistentes a manifestarse a favor de la de la liberación, de detener la sexualización del cuerpo femenino, mientras abogaba por el amamantamiento libre y  la equidad de género.

Como reporteras de la Cuenca News no podíamos quedar fuera de este evento, sobre todo al notar el rechazo y prejuicio con que cercanos se refirieron a él. Por eso, al ser mujeres sentimos necesario participar y narrar una historia que rompe paradigmas entorno a algo tan natural como nuestro cuerpo, de modo que aún viviéndolo desde la timidez o la liberación, sigue siendo parte de nosotras.

Por eso acudimos con sonrisas, grabadoras y la mejor onda, dando por hecho que serían la receta del éxito. Y funcionó, la camaradería entre nuestras ansias por reivindicar la libertad de nuestro cuerpo y entender las razones que tenían sus asistentes, respondieron de maravilla. La madurez de algunas nos dejó para adentro y poco a poco sentimos esa confianza tan familiar que proponía el encuentro.

En esta misma actitud distendida y relajada, Karen Palacios, una de las asistentes nos contó que estaba ahí porque “hay que perder el morbo al cuerpo. Si alguien se ofende por esto, es igual de ridículo que si yo me sacara los zapatos en la plaza y se espantaran porque tengo diez dedos”, comentó con alegría y convicción acompañada de su pareja.

Nos encontramos también con Javier quien en compañía de su familia, nos comentó que no tenía idea que esta actividad se llevaría a cabo, sino que llegó al parque a disfrutar del sol y del pasto con su familia. Así, sin ninguna aprehensión se sentó al lado del lugar en el que se efectuaba el picnic en topless.

Hasta ese momento nos parecía que la comodidad y libertad era la tónica general de la actividad al aire libre, sin embargo nuestra apreciación cambió radicalmente cuando tratamos de hablar con el organizador del evento René Rojas.

Hasta ahí llegó la planteada sororidad, entreviéndose todo como una maraña hippie con un lema bien bonito pero sin mucha sustancia. Como reporteras fuimos echadas por la encargada de comunicación, una chica que no nos permitió continuar la investigación argumentando que la ocupación de ese espacio era exclusiva para los participantes del picnic, o sea sólo para las asistentes en topless. Además, especuló que habíamos sacado fotos a las participantes, cuando ante sus propios ojos podía ver la función de grabadora en los celulares.

Así, con una actitud defensiva exigió que borraramos todo lo que teníamos, aún cuando le explicamos nuestro compromiso como miembros de un diario comunitario. Para ella como periodista, hablar con nosotras era imposible. Sin embargo, la actividad sí fue difundida durante todo el día por distintos noticieros, matinales y redes sociales con imágenes y declaraciones explícitas de las asistentes.

Es decir, los participantes del evento sólo podían hablar con cierto tipo de canales masivos, pertenecientes a esa prensa nacional que en innumerables veces ha demostrado cuanto corrompe y mercantiliza el cuerpo de las mujeres, a pesar de que ofrecimos romper con ese tipo de reporteo. De alguna forma, sólo era adecuado exhibir la liberación femenina vía streaming por facebook.

En ese contexto, ni la inclusión, ni la sororidad estuvieron presentes durante nuestra breve participación, aún cuando son tan necesarias para construir un movimiento sólido. Entonces ¿de qué feminismo estamos hablamos? Es realmente difícil creer en una unión que no empatiza, y, aunque intentemos hacerlo, no podemos desmitificar a las mal llamadas “feminazis”, cuando son ellas mismas quienes se encargan de censurar la libertad de otras mujeres mientras entorpecen un discurso que podría ser mucho más potente.

Luego de esta experiencia quedamos desilusionadas y muy ofendidas, tanto desde la posición como reporteras de un diario comunitario en busca de brindar un espacio a una iniciativa de liberación del género femenino, como desde nuestra perspectiva como mujeres. Entendemos el cansancio que genera la morbosidad con que se aprecia el cuerpo femenino, pero esto no justifica la exclusión y rechazo a quienes expresan y apoyan la equidad de género de manera diferente. Porque ¿no es acaso esa capacidad de decidir, que históricamente tanto nos han negado, parte de la lucha?

Fuente: http://lacuencanews.cl/topless-libre-refleja-la-sororidad-que-queremos/
.Para contacto y negocios: chilentotv@gmail.com - Twitter: @ChilenitoTV - Facebook: Chilenito TV. Con tecnología de Blogger.